Idioma: English
Idioma: English Español Português

El Libro de Mormón: Evidencias internas, parte I

Hebraísmos y otras formas literarias

Viaje de Fe narra el viaje iniciado en el año 600 a.C. por el profeta israelita Lehi y su familia cuando hicieron su éxodo de Jerusalén a través del desierto de Arabia a la costa, y de ahí al Nuevo Mundo. El hijo de Lehi, Nefi, empieza el relato en el año 600 a.C., y lo conserva por medio de grabados en planchas de metal. La narración no salió a la luz hasta la década de 1820 cuando, por revelación divina, José Smith fue guiado a las planchas y las desenterró de una colina al norte del estado de Nueva York. De ellas y por el poder de Dios, él tradujo el Libro de Mormón: Otro Testamento de Jesucristo.

El Libro de Mormón contiene relatos de varias personas diferentes, en su mayoría profetas, en un período de mil años, armonizados y compilados en una sola narración por un padre y su hijo, Mormón y Moroni, quienes vivieron alrededor del año 400 d.C. El relato se centra en la visita de Jesucristo al pueblo nefita en las Américas luego de Su resurrección. Aunque el descubrimiento de evidencia arqueológica de la civilización nefita en el Antiguo y el Nuevo Mundo está en su infancia, se ha realizado una cantidad razonable de trabajo en el texto mismo que arroja luz a sus orígenes antiguos.

La primera parte de este artículo presenta algunos fragmentos de información obtenidos a partir del texto que señala su escenario antiguo y el carácter de su idioma original tal como se inscribió en planchas de metal por autores nefitas y jareditas.[1]

Una de las características más distintivas del idioma en el Libro de Mormón es la traducción algo literal de lo que ahora son obviamente hebraísmos. Como el profesor Donald W. Parry afirma, “debido a que algunas formas del hebreo eran utilizadas entre los nefitas, el Libro de Mormón suena como un libro hebreo antiguo, aún en su traducción al inglés”.[2] Parry nos da sólo uno de muchos ejemplos de lo que se denomina amplificación plural. Explica que “con el fin de ampliar o enfatizar una idea, el hebreo bíblico en ocasiones utiliza un sustantivo en plural cuando se espera uno en singular”. Aquí hay algunos ejemplos: (In English) (In Spanish)

    • there shall be bloodsheds (2 Nephi 1:12)

(In Spanish it’s singular)

    • the understandings of the children of men (Mosiah 8:20)

(In Spanish it’s singular)

  • grandes condescendencias para con los hijos de los hombres (Jacob 4:7)
  • trabajaron con todas sus fuerzas (Jacob 5:72)
  • great slaughters with the sword (1 Nephi 12:2)[3]
  • y vi multitudes de gentes (1 Nefi 12:1)[3]

En su trabajo sobre los manuscritos originales y de imprenta, Royal Skousen ha descubierto una expresión frecuente que no suena verdadera en inglés, pero tiene perfecto sentido en hebreo:

En el texto original del Libro de Mormón, encontramos una serie de apariciones de una cláusula condicional similar a la hebrea. En inglés, tenemos cláusulas condicionales como “if you come, then i will come” (“si tú vas, entonces yo iré”), con entonces que es opcional. En hebreo esta misma cláusula es expresada como “if you come and I will come” (“Si tu vas y yo iré”). En el texto original del Libro de Mormón, había al menos catorce ocurrencias de esta expresión no inglesa.

Unos impresionantes siete ejemplos de esto se encuentran en un pasaje en el manuscrito original, Helamán 12:13–21 (en inglés), como es detallado por Skousen

  • 13 Sí, y si dice a la tierra: Muévete, se mueve
  • Sí, y si dice a la tierra: Vuélvete atrás, para que se alargue el día muchas horas, es hecho. . . .
  • 16 Y he aquí, también, si dice a las aguas del gran mar: Secaos, así es hecho.
  • 17 He aquí, si dice a esta montaña: Levántate y ve y cae sobre esa ciudad, para que sea enterrada, he aquí, se hace. . . .
  • 19 Y si el Señor dijere: Maldito seas para que nadie te encuentre desde hoy para siempre jamás, he aquí, nadie lo obtiene desde entonces para siempre jamás.
  • 20 Y he aquí, si el Señor dijere a un hombre: Maldito seas para siempre por causa de tus iniquidades, será hecho.
  • 21 Y si el Señor dijere: Por causa de tus iniquidades serás separado de mi presencia, él hará que así sea. [4]

Tal vez la forma literaria más célebre en el Libro de Mormón es la del quiasmo. Descubierto por primera vez en el Libro de Mormón por John W. Welch mientras estaba en una misión SUD en Regensburg, Alemania, el quiasmo o paralelismo poético es una forma anidada hebraica antigua de explicar una idea, donde las ideas son expresadas en series de declaraciones y luego repetidas con lo primero al final. El tema central se encuentra, y no es de extrañar, en el centro del quiasmo.

Welch describe el primer quiasmo que confirmó en el Libro de Mormón:

No creo que hubiera podido jamás encontrar esto por medio de mi propia capacidad intelectual. Sin duda, probablemente no lo habría encontrado para nada excepto por la tipografía en esa edición particular del Libro de Mormón en alemán, porque las dos palabras centrales en Mosíah 5:11 estaban apiladas justo encima una de otra. En una buena tipografía, uno nunca debería apilar palabras al final de una línea, ya que una pila puede confundir al ojo cuando pasa del final de una línea al principio de la siguiente. Pero mientras leía la columna izquierda de esta página, las dos palabras Übertretung y Übertretung saltaban a la vista (esa traducción alemana de las dos palabras inglesas transgression (transgresión)y transgress (transgrtedir) había utilizado la misma palabra). Inmediatamente miré en la línea de abajo y vi la palabra ausgerottet (que significa borrado) y en la línea superior, nuevamente, ausgerottet (borrado). Y sobre eso, linken Hand (mano izquierda) de Dios, y abajo, linken Hand, otra vez. El patrón quiástico en este pasaje apareció instantáneamente, de la siguiente manera:

“Y acontecerá que quien no tome sobre sí el nombre de Cristo, tendrá que ser llamado por otro nombre; por tanto, se hallará a la izquierda de Dios. Y quisiera que también recordaseis que éste es el nombre que dije que os daría, el cual nunca sería borrado, sino por transgresión; por tanto,” y esta palabra marca un punto decisivo, “tened cuidado de no transgredir, para que el nombre no sea borrado de vuestros corazones. Yo os digo: Quisiera que os acordaseis de conservar siempre escrito este nombre en vuestros corazones para que no os halléis a la izquierda de Dios, sino que oigáis y conozcáis la voz por la cual seréis llamados, y también el nombre por el cual él os llamará.[5]

Hugh Nibley y otros han realizado una extensa investigación de los nombres utilizados en el Libro de Mormón, algunos de los cuales tienen raíces egipcias así como otros, semitas. El estudio de estos nombres, un proyecto conocido como Onomasticon del Libro de Mormón encabezado por el profesor de la BYU, Paul Y. Hoskisson, está en ejecución.[6] Pero hay una observación intrigante del gran Hugh Nibley:

Hay un nombre que siempre le dio una sacudida a este escritor: Hermounts. ¡Vaya nombre! Como nada que se haya escuchado antes. …¿Qué es Hermounts? No es una persona, es el nombre utilizado para designar a un país desierto, “que estaba infestado de animales salvajes y voraces” (Alma 2:37). De inmediato pensamos en Min (el buen Ammorón del Libro de Mormón), en Hemonthis, la Olla egipcia, el dios de los lugares y animales salvajes. Algunos explican el nombre Hermonthis como que significa “Casa de Month” (¡el buen Manti del Libro de Mormón!), refiriéndose a la ermita de la frontera sur. “Month” es el patrón de la guerra y la colonización, y está al lado de Ammón. Manti es el nombre más común de las personas y lugares en el Libro de Mormón. Cualquiera que sea la explicación, Hermounts no ofende a nadie ya. Si los egipcios quieren designar a su país salvaje como Hermonthis y a los nefitas como Hermounts, eso ya es un asunto de ellos.[7]


[1] El Instituto Neal A. Maxwell para Becas Religiosas han publicado varios libros que aportan mayor luz sobre los orígenes antiguos del Libro de Mormón desde el texto en sí. Por ejemplo, Daniel C. Peterson, Donald W. Parry, y John W. Welch, eds., Echoes and Evidences of the Book of Mormon (Provo, UT: FARMS, 2002); Noel B. Reynolds, ed., Book of Mormon Authorship: The Evidence for Ancient Origins; and Reynolds, ed., Book of of Mormon Authorship Revisited: New Light on Ancient Origins (Provo, UT: FARMS, 1997). La publicación insignia del Instituto, ahora titulada Journal of Book of Mormon and Other Restoration Scripture, ha publicado varios artículos que tratan sobre evidencias internas y externas a través de los años.

[2] Donald W. Parry, “Hebraisms and Other Ancient Peculiarities in the Book of Mormon,” in Echoes and Evidences.

[3] Parry, “Hebraisms.”

[4] Royal Skousen, “The Original Language of the Book of Mormon: Upstate New York Dialect, King James English, or Hebrew?JBMS 3/1 (1994).

[5]John W. Welch, The Discovery of Chiasmus in the Book of Mormon: Forty Years Later,” JBMS 16/2 (2007). Since that time many parallelisms have been identified. See John W Welch, Chiasmus in Antiquity; y Donald W. Parry, Poetic Parallelisms in the Book of Mormon: The Complete Text Reformatted (Provo, UT: Neal A. Maxwell Institute, 2007).

[6] For an introduction to this project, see Paul Y. Hoskisson, “Seeking Agreement on the Meaning of Book of Mormon Names,” JBMS 9/1 (2000).

[7] Hugh Nibley, The Prophetic Book of Mormon, (Salt lake City, Deseret Book, 1989).

Derechos de autor © 2017 Películas de Viaje de Fe Visitar. Todos los derechos reservados.
Este sitio web no es propiedad ni está afiliada a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (algunas veces llamada la Iglesia Mormona o Iglesia SUD). Las opiniones aquí expresadas no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Las opiniones expresadas por los usuarios individuales son de responsabilidad de los usuarios y no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Para visitar las páginas oficiales de la Iglesia, sírvase visitar LDS.org o Mormon.org.